Texto 1.

El interrogante sobre el origen es una cuestión existencial, filosófica, inherente a la condición humana. Abordado por las mitologías y religiones todas ellas hallan una respuesta a la cuestión del origen para entender lógicamente, racionalmente esta inquietud.
Encontrar una respuesta para el propio origen (se trata probablemente de una micro – Historia) implica adentrarse en la historia personal, inconsciente, familiar;
(como el libro)
¿Qué hacemos con nuestro propio origen? Allí radica uno de los problemas del ser.

El libro
•El libro aborda el problema del origen, el propio origen de la artista (Septiembre de 1976), se trata de un libro de contabilidad que encontró en la calle (elemento azaroso), object – trouve.
•El libro es despojado de su función original para ser objeto artístico y para ser al mismo tiempo el original de múltiples obras.
•El libro es infinito, cada libro contiene infinitos libros ( “me dijo que su libro se llamaba el libro de la arena, porque ni el libro ni la arena tienen principio ni fin” Borges, “El libro de la arena”).
•El libro contiene inagotables posibilidades interpretativas, al mismo tiempo la historia de los pequeños objetos contiene la gran historia (ver Chartier, Vovelle: escuela francesa de las mentalidades). El libro es huella, indicio, habla de un pasado reciente, es un rastro.
•El libro que abarca desde el 73 – 76 es un período fundamental para la historia argentina reciente.

El huevo.
Implica seguir cuestionándose sobre el origen.
El huevo es intervenido.
El huevo otra vez es la búsqueda de una poética que hunde sus raíces en el objeto real y después se independiza de él, cobra autonomía, la serie se inicia en el objeto – real para ulteriormente multiplicarse en otras obras.
De la línea y el punto a la monumentalización del objeto, como objeto de investigación.
El huevo tiene una enorme carga simbólica, se constituye como arquetipo, símbolo de la vida – nacimiento para numerosas culturas

Serie planetas.
La “Serie Planetas” funcionan en relación con la producción anterior de la artista, quien explora otro lenguaje visual (fotografía)
Figuras cóncavas y convexas recuerdan la idea de caverna, útero. Formas orgánicas, secreciones, embriones. El paso más allá del huevo o el huevo visto desde adentro.

Carmen propone un camino a recorrer de la propia obra, una obra que se modifica en el tránsito. De lo simple a lo complejo: de la línea y el punto a la ornamentación barroca del tratamiento plástico.
La obra habla de lo que habla y al mismo tiempo habla de otra cosa: lo no – dicho, la obra de Carmen entre otras cosas habla de una cosmogonía, la propia.

.................................................................................................................................

Radiografías Planetarias

La serie Radiografías Planetarias puede ser interpretada en relación con la producción anterior de la artista, quien ahora explora otro lenguaje: imágenes digitales.

Podemos vislumbrar cierta continuación del estilo de las líneas orgánicas y turbulentas de las pinturas de la Serie Plaza del Carmen en la serie Radiografías Planetarias, formas agitadas que aparecen en la serie digital nos remiten por un lado a formas sumamente orgánicas y por otro a la similitud que estas presentan con las tomografías, endoscopías o electrocardiogramas.

Figuras cóncavas y convexas aluden a cavernas, úteros, secreciones, embriones. La artista continúa preguntándose acerca del ORIGEN, centrándose en el HUEVO una figura altamente cargada de sentido, arquetipo del nacimiento – vida en numerosas culturas.
El objeto es fracturado, descompuesto, en la imagen, como resultado de la experimentación multimedia.
Lo subterráneo, oculto caracterizan a las Radiografías Planetarias; pensamos en Foucoult cuando hablando de Nietzsche profiere
“(...) es necesario, en consecuencia que el interprete descienda, que sea como él dice ,”un buen escudriñador de los bajos fondos”.*

Carmen propone un camino a recorrer de la propia obra, una obra que se modifica en el tránsito. De lo simple a lo complejo: de la línea y el punto a la ornamentación barroca del tratamiento plástico.
La obra de Carmen entre otras cosas habla de una cosmogonía... la propia.

* FOUCAULT, Michel. Nietzsche, Freud, Marx. Buenos Aires, El cielo por asalto, 1989, p 39.

....................................................................................................................................

Dream tigers.

Si se utiliza la pincelada única como medida entonces es dable participar de la metamorfosis del universo”. Shih-t’ao*

Existe una larga tradición en la representación de seres fantásticos, los Bestiarios son uno de ellos. Desde épocas antiguas los copistas representaban animales reales o imaginarios con intenciones morales (el bien y el mal se personificaban en dichos animales).
Esta tradición se habría fundado en Oriente, y suele pensarse que los Bestiarios significaron aún en su aspecto fantástico, un intento de sistematizar científicamente la diversidad del reino animal.

Carmen Rocher retoma esta práctica recreando seres quiméricos, dándole forma a criaturas nacidas en la imaginación y guiadas por el movimiento rítmico de la línea.

Claramente predomina la línea y un particular sentido del orden, en donde cada elemento se organiza en un sistema de complejos desdoblamientos: una estructura inicial comienza a ser fraccionada como celdas, en una operación que podría continuarse infinitamente.

De lo simple del trazo a las construcciones profusas, casi laberínticas que resultan finalmente las obras, suspendidas en el vacío.

* Francois Cheng. Vacío y plenitud en la pintura china

....................................................................................................................................

El libro.

El libro es parte fundamental del desarrollo de una poética, aborda problemáticas que constituyen el centro de las cavilaciones de la artista. El objeto fue encontrado azarosamente por Carmen, se trata de un libro de contabilidad que abarca desde el año 73’ al 76’. Comenzó a trabajar en él realizando pliegues y cortes, luego introduciendo elementos ajenos al papel como hilo y agujas.
Podemos pensar en el pliegue como en la necesidad de resguardo, como la frazada que nos cubría en la infancia ante el miedo, la incertidumbre o la noche; es sin embargo un refugio atravesado, perforado por la violencia del acero.
Este período se encuentra intrínsecamente cargado de una connotación ineludible: son años virulentos en la sociedad argentina que desencadenarían en el terrorismo de Estado corporizado en el Proceso de Reorganización Nacional.
Esta coyuntura es aludida pero como parte constitutiva de la historia personal, del propio origen que se erige en dicho período, el libro tiene por lo tanto un carácter fundacional.

El objeto es despojado de su función primaria para ser asunto de reflexión estética, se constituye en el original de múltiples obras: del objeto a la fotografía, así las posibilidades que contienen son infinitas, como el inconmensurable libro de Borges: “me dijo que su libro se llamaba el libro de la arena, porque ni el libro ni la arena tienen principio ni fin”, también las posibilidades de interpretación, la obra se expande.

Podemos pensar en el texto de contabilidad como indicio, huella; de esta manera abordaron todo material impreso los historiadores de la Historia cultural, por ejemplo Roger Chartier quien se concentró en “el estudio crítico de los textos, ordinarios o literarios, canónicos u olvidados; la Historia de los libros y más aún, de todos los objetos impresos que comunican por medio de la escritura o de la imagen”. *

No faltan quienes consideran que el libro está destinado a desaparecer, que la información tendrá como soporte otros medios, más virtuales que tangibles y cada uno de nuestros libros serán entonces extravagancia o Historia.
El contador del libro de Carmen fue quizá el último de los escribas.

*CHARTIER, ROGER. ”La historia cultural redefinida: prácticas, representaciones, apropiaciones”, en Punto de vista, p 43[S.F].